Deportan de Dominicana a un estadounidense buscando por narcotráfico

by Caribbean Chronicle
7:54 pm UTC, July 3, 2019

Un estadounidense que era buscando por las autoridades de su país por los delitos de tráfico de drogas, conspiración y asociación criminal fue tenido en la República Dominicana y deportado este miércoles a Estados Unidos, según informó la Dirección Nacional de Control de Drogas (DCND).

 

Se trata de Roger Clay Taylor Jr. de 29 años, acusado en el estado de Maryland, Estados Unidos, de estar involucrado en el crimen organizado, crimen violento a beneficio de las actividades criminales y conspiración de posesión y distribución de estupefacientes, explicó la DNCD en un comunicado.

 

El ciudadano estadounidense fue detenido el pasado fin de semana en la carretera Bulevar, en la localidad de Verón, en la turística Punta Cana (este de República Dominicana) cuando se desplazaba en un vehículo, y entregado este miércoles a agentes federales de Estados Unidos (US. Marshall) en el Aeropuerto Internacional Las Américas, este de Santo Domingo, la capital dominicana.

La captura de Roger Clay Taylor Jr. "se traduce en la firme voluntad de la República Dominicana de continuar fortaleciendo con los países aliados la cooperación internacional para enfrentar con determinación y firmeza el crimen transnacional", precisó la agencia antidrogas local en el comunicado.

La República Dominicana y Estados Unidos oficializaron en 2016 el Tratado de Extradición firmado un año antes entre ambas naciones en sustitución de la normativa que estuvo vigente desde 1910.

Mediante este acuerdo, ambos países se comprometieron a entregar los imputados requeridos para enjuiciamiento o para el cumplimiento de alguna sentencia por intento, conspiración o participación en la comisión de un delito, cualquiera que sea el grado.

Según dicho tratado, pueden ser extraditados, entre otros, los imputados de los delitos de fraude o evasión fiscal, violación a los controles de importación o exportación de productos o dinero en efectivo.

 

Source: El Nuevo Día.

Other news